19 de diciembre, Día Nacional contra el Femicidio

0
468
Hayley Durán Bocaz,
Antropóloga feminista
Precandidata a la Convención Constitucional
(Independiente-RDAysén)
Movimiento Aysén Constituyente.
El artículo primero de la Ley 21.282 instauró la conmemoración del Día Nacional Contra el Femicidio cada 19 de diciembre, con la finalidad de visibilizar este delito como la forma más extrema de violencia contra las mujeres y de dignificar la memoria de quienes han sido víctimas de femicidio, reconociendo a su vez el aporte del movimiento feminista en la erradicación de la violencia contra las mujeres en nuestro país.
En el actual escenario que habitamos, aún en pandemia por COVID, el Estado y, en particular este Gobierno, no ha sabido garantizar la vida de las mujeres ni ha hecho los esfuerzos necesarios para brindar justicia y reparación a las familias. Estamos ante la inacción indolente de un Gobierno, que además de avalar las violaciones a los Derechos Humanos con la compra sistemática de armamento para reprimir, también promueve la violencia e instaura el miedo en tiempos vulnerables por el virus y las consecuencias sociales, familiares e individuales que el manejo de esta pandemia ha generado. Se trata de un Estado que abandona, que castiga, que no procura el bienestar social, si no que permite que -por ejemplo- seamos las ciudadanas y ciudadano quienes paguemos esta crisis económica y sanitaria, a través de nuestros fondos de pensiones. ¿Qué podríamos esperar entonces a la prioridad que le daría este gobierno a mecanismos eficientes que garanticen la vida de las mujeres que viven violencia? Para el gobierno de Piñera este ha sido un tema marginal y ha incluido el silencio de las instituciones que les compete la garantía de los derechos de las mujeres y de las niñas. Se ha ocultado también puertas adentro, como nos ha exigido la pandemia con el consecuente olvido, desde la sociedad y la evasiva respuesta o, de plano, silencio, que se recibe de las autoridades pertinentes.
Este 19 de diciembre se conmemorará por primera vez el Día Nacional contra el Femicidio, una fecha enarbolada por la Coordinadora 19 de Diciembre, en memoria del asesinato, el año 2006, de Javiera Neira, una niña de seis años que fue lanzada desde un séptimo piso por su padre biológico, para castigar a su madre Claudia. A 14 años del brutal asesinato de Javiera, la actual Ley 20.480, que tipifica el femicidio, aún no incorpora el castigo femicida, figura penal que incluye el asesinato de una hija, hijo o familiar directo para infligir daño a la pareja o expareja.
No podemos no habitar la pandemia, días en que los límites del espacio doméstico se pueden transformar en aislamiento, y ese aislamiento en vulnerabilidad, terminamos este año con una cifra negra de 56 femicidios, entre los que se cuentan 2 crímenes de odio a personas trans, 3 suicidios femicidas y 1 castigo femicida.  Sí, este año también un padre asesinó a su hijo para dañar a la madre. La violencia tiene muchos rostros, y pareciera que, desde la violencia estatal, se vacían de contenido tantas vidas perdidas para un gobierno que finalizó hace meses, y que encontró en la perfectibilidad del daño su modo de sobrevivencia.
Este gobierno no ha desarrollado ninguna campaña de prevención de la violencia, no ha aumentado el número de profesionales para la atención de víctimas ni el número de casas de acogida. La Campaña Mascarilla 19, que puso a las Farmacias como punto de entrada de las denuncias por violencia, ha sido un grano de arena en el desierto: una campaña sin pertinencia territorial (¿En cuántas localidades hay Farmacias?), que supuestamente facilitaría la denuncia, pero que no incorpora ningún cambio al sistema. Mascarilla 19 no les permite a las mujeres que denuncian contar con Ingreso Familiar de Emergencia, ni que se le procure un lugar seguro, ni les asegura que su agresor quede detenido y con tobillera para que no vuelva a acercarse. Mascarilla 19 es como esas puertas de los programas de farándula, una campaña de utilería. Porque en Chile por exigir investigación y justicia por la tortura y asesinato de Nicole Saavedra, sus familiares y amigas están expuestas a una condena de 3 años de presidio. Porque tenemos un Gobierno que encarcela a jóvenes que se manifiestan contra el sistema, pero que deja libre a los agresores de mujeres, porque en este país un torniquete vale mucho más que la vida de una mujer.
Por todo esto las organizaciones feministas en los distintos territorios, este sábado 19 realizaremos diversas acciones para conmemorar este día, en un ejercicio de memoria y de dignidad, por Javiera, por Julia y por todas las que ya no están. Levantaremos la sombra, lo que no quieren ver y lo pondremos sobre la mesa: porque los femicidios son crímenes de odio contra las mujeres, porque requerimos cambios legislativos y sociales que garanticen una vida digna y sin violencia para todas; porque necesitamos que el Estado se haga cargo y brinde justicia y reparación a las víctimas y sus familias a través de: a) la instalación de Fiscalías especializadas y recursos para investigaciones oportunas, rigurosas y efectivas; b) desarrollo de programas para familiares (ascendentes y descendentes) de víctimas que les permitan acceder a reparación emocional, social y económica y c) inyección de recursos para programas descentralizados de prevención de las violencias de género con un enfoque territorial comunitario.

Deja un comentario