Roxana Pey Tumanoff, pasará a la historia de nuestro país como la primera rectora de una universidad chilena, logro conseguido justamente en el territorio, encabezando los primeros años de la Universidad Estatal Regional de Aysén, proyeto que fue una de las pocas respuestas concretas a las demandas ciudadanas levantadas desde la comunidad regional en el movimiento social Aysen «Tu problema es mi problema»

Hoy junto a la doctora en Ciencias y académica de la Universidad de Chile; coordinadora de la cátedra de género “Amanda Labarca”; y presidenta del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo CENDA; abordamos en la siguiente entrevista el escenario actual y los desafíos que abre el plebiscito de este domingo.

¿Cómo evalúas tú el proceso de plebiscito que estamos ad portas de vivir el 25 de octubre?

Es una fecha muy significativa, marca un momento histórico. La posibilidad de un paso democrático que se ganó el pueblo de Chile. Esto es un plebiscito ganado por la ciudadanía, no es un asunto trivial porque no están dentro de la actual constitución los mecanismos para mejorarla.

En el entrampamiento que hemos vivido en las últimas décadas, de falta de posibilidades de mejoramiento democrático, éste que se ha venido a llamar “estallido de octubre” abrió este curso, porque había una cerrazón muy grande de toda la política chilena y una captura de parte de la que podríamos llamar “elite”, para que las cosas siguieran tal como estaban de una forma que es insostenible para la mayoría de la ciudadanía.

Este es un proceso que se va a dar de todas maneras, es imposible mantener a la mayoría del pueblo, con condiciones simplemente que: no les alcanza el salario para terminar el mes, que los adultos mayores jubilan y no tienen pensiones, después de haber trabajado toda la vida; que la gente, cuando se enferma, no tiene verdadero acceso a la salud

¿Sientes que el plebiscito responde realmente al descontento demostrado hasta el día de hoy en las calles del país y que expone la existencia de un grupo importante de personas que aparentemente se sigue sintiendo excluida del actual proceso?

El nombre estallido, no es un buen nombre. Un estallido es un asunto muy puntual y si bien  esa fecha efectivamente parece serlo, en realidad lo más relevante, me parece a mi, es que es un proceso sostenido en el tiempo, que quizás se inició antes de manera menos evidente y menos explícita, justamente por la imposibilidad de canal de salida, pero el proceso es imparable. 

Por ser, el proceso y su solución, materias complejas, es que no se puede resolver en un día o en un mes, se va a resolver cuando se le abra camino.

Cuando se intenta cerrar, como vemos por ejemplo instalando un “Rechazo”, que no hay cambio constitucional, que es la pretensión de algunos sectores, están miopes, que no haya cambio constitucional es poco conveniente para ellos mismos.

Este es un proceso que se va a dar de todas maneras, es imposible mantener a la mayoría del pueblo, con condiciones simplemente que: no les alcanza el salario para terminar el mes, que los adultos mayores jubilan y no tienen pensiones, después de haber trabajado toda la vida; que la gente, cuando se enferma, no tiene verdadero acceso a la salud; etc.

cuando después de largas discusiones con todos los obstáculos y oposiciones imaginables, se lograba un acuerdo que era del todo conveniente para la ciudadanía, avances en justicia social, de mejor calidad de vida, pues se encontraba ese avance con el Tribunal Constitucional

A pesar de que constantemente el 30%, que representa la derecha en Chile, ha sido el freno para realizar reformas sociales, desde el Rechazo plantean que ésta es la oportunidad para hacer reformas ¿Que opinas de este eslogan Rechazar para Reformar?

Es ridículo, este eslogan que es como una frase de marketing, yo creo que tienen ahí a muchos jóvenes que han estudiado estas carreras como marketing, sus propios hijos o sobrinos, contratados para hacer estas campañas, así como hemos visto tantos programas de este gobierno que tienen nombres de fantasía pero en realidad son todo lo contrario.

“Rechazar para reformar” sería imposible tener una mejor campaña para el Apruebo porque justamente, durante el estallido, lo que se instaló de  inmediato que lo que necesitábamos era una nueva constitución y ¿Por qué sabíamos todo el pueblo, eso, con esa claridad? Porque hemos vivido una cantidad de episodios, cuando después de largas discusiones con todos los obstáculos y oposiciones imaginables, se lograba un acuerdo que era del todo conveniente para la ciudadanía, avances en justicia social, de mejor calidad de vida, pues se encontraba ese avance con el Tribunal Constitucional, como último recurso, para demostrar que era inconstitucional. Ese fue el rol del TC, muy educativo, porque finalmente para todo el mundo era obvio que si es inconstitucional lo que es conveniente para la ciudadanía, parece que la constitución es el obstáculo. 

¿Sientes que es una posición poco honesta de parte  la derecha chilena?

Durante todas estas décadas, la derecha ha sido un impedimento para profundizar la democracia, mejorar la igualdad, la justicia social, la mejor calidad de vida de todo Chile.

Que ahora vengan con que “hagamos reformas, no necesitamos nueva constitución” ¿Qué les impidió haber hecho las reformas antes? Estarán cansados de estirar tanto el elástico, pero, no se les cree porque es realmente absurdo, lo que se necesita es una constitución digna para estos tiempos, para este chile, para esta población de jóvenes que bulle por tener oportunidades y no las tiene, no las tiene.

Todavía estamos en un momento donde no se ha aceptado eso, no se abre camino a la paridad de género, siendo que en la población hay paridad y si no la hay es porque hay un obstáculo y se requiere de una acción impositiva, intencionada.

Cuesta aún que se asegure la participación de las mujeres, vimos una extensa discusión para lograr la paridad de género en la Convención Constitucional ¿Qué te parece a ti, cuál es tu reflexión respecto a este punto?

Respecto a la paridad de género, que fue muy difícil de conseguir, para mi lo más impresionante es que si no está reglamentado explícitamente, no se cumple. Por ejemplo en las semanas pasadas la discusión sobre las candidaturas y acuerdos para gobernadores y las pre candidaturas para primarias, están lejos de ser paritarias.

Se instaló ya la paridad para las candidaturas parlamentarias, pero como en las de gobernador no está, no se cumple.

Todavía estamos en un momento donde no se ha aceptado eso, no se abre camino a la paridad de género, siendo que en la población hay paridad y si no la hay es porque hay un obstáculo y se requiere de una acción impositiva, intencionada.

 En Chile, no hay que olvidar, que hay una brecha salarial entre hombres y mujeres del 12% y en los sectores de mujeres profesionales, es más alta aún, alrededor del 30% y un poco más, la más alta de los países de la OCDE; eso es muy impresionante porque habla de una sociedad que discrimina, que acepta los abusos.

En los espacios políticos es muy notorio como se cierran los caminos para las mujeres, no se les da la posibilidad a los liderazgos femeninos.

Claro, y a pesar de que  son los liderazgos femeninos los que han destacado durante la pandemia.

Miren ustedes en el mundo, los países mejor conducidos en la pandemia, han estado liderados por mujeres. En los países conducidos por mujeres, los resultados han sido notablemente mejores y esto es algo que tiene que hacer reflexionar. Son liderazgos más inclusivos, con una jerarquización de problemas mejor estructurada, con mayor consideración por la vida humana y por la calidad de vida de los ciudadanos.

Hay una cantidad de características de los liderazgos femeninos que son muy positivos para muchos aspectos que nos estamos perdiendo, con este empeño en mantener una dicriminación que nos tiene que hacer pensar ¿Qué estamos haciendo cada uno y cada una de nosotras?¿Cómo lo estamos resolviendo en nuestros espacios inmediatos, en nuestros espacios familiares, laborales, sociales? 

Hay una nueva ola feminista, que yo creo que es muy positiva porque no se sostiene por más tiempo que se siga abusando de las mujeres y discriminando. Es una pérdida, por último veámoslo así, no nos conviene hacer esto entonces, dejemos de hacerlo.

Me parece fundamental también, la perspectiva de género, es decir, que explícitamente contemple la igualdad de derechos total en la constitución, lo que significa una cantidad de elementos, no es un articulo, tiene que estar en todo su articulado incluida la perspectiva de género, incluyendo la revisión de que no puede existir la posibilidad de espacios que abusen y oculten la discriminación.

Estamos ad portas, en el mejor de los casos, de poder generar una nueva hoja de ruta, una nueva carta magna que nos regirá como República ¿Qué elementos crees tu que no deberían quedar ausentes de una nueva constitución?

En una nueva constitución creo que tiene que aparecer lo que se llama “Poder Constituyente” es la ciudadanía, el pueblo, es la democracia y tiene que existir la posibilidad de seguir mejorando, no puede estar bloqueada, no puede ser una constitución cerrada, tiene que incluir su perfeccionamiento sin la necesidad de estallidos, que se pueda ir ajustando a las necesidades de la sociedad.

Me parece fundamental también, la perspectiva de género, es decir, que explícitamente contemple la igualdad de derechos total en la constitución, lo que significa una cantidad de elementos, no es un articulo, tiene que estar en todo su articulado incluida la perspectiva de género, incluyendo la revisión de que no puede existir la posibilidad de espacios que abusen y oculten la discriminación.

Como tercer punto, me parece absolutamente fundamental que quede impedido el abuso que significa los recortes de los sueldos de las trabajadoras y trabajadores para fines financieros. La posibilidad de que se les recorte el sueldo a los trabajadores, que actualmente está amparado y que significa que existan las AFP. Eso no puede ser, el mayor abuso que hay en estos momentos.

Un aspecto que no podrá quedar fuera de la nueva constitución es la recuperación de los recursos naturales, de los bienes naturales de uso público, y la protección del medio ambiente. Pienso en al agua en todas sus formas, los glaciares, rios y lagos; en los minerales , en el cobre y el litio.

También deben estar consagrados los derechos básicos de las personas, el derecho a la educación, el derecho a la salud y el derecho a la vivienda. Eso, para partir, me parece que son derechos fundamentales de una constitución.

¿Consideras que hay elementos deben ser completamente erradicados de la contsitución?

Se debe terminar con el abuso de conceptos como libertad, propiedad privada; para ocultar el rol preponderante del estado frente a la ciudadanía. Está usado de manera fraudulenta el término libertad, no es verdad que los padres puedan elegir dónde educar a sus hijos, se dice “los padres son los que tienen la libertad de elegir cómo se educa a sus hijos”  a entonces, yo voy a poner a mis hijos en el Grange o en el Santiago College, yo como padre decido eso. No puede, es falso.

No construyamos una constitución llena de retórica, falsa, como “Rechazar para Reformar” una frase de marketing, falso, fraudulento, una constitución no tiene que estar construida de esta manera.♦

 

Deja un comentario